Tú eres Eso

Meditación


No hay ningún objetivo, no hay meditación, no hay nadie meditando.



Antes de la salida del sol, y antes de su ocaso, toda la naturaleza entra gloriosamente en un estado meditativo. Pero entre uno y otro momento, también. Siempre se trata de la Existencia Infinita conociéndose y experimentándose a Sí Misma.

Nuestros bebés, nuestros hijos más jóvenes y nuestros ancianos, suelen quedarse en babia de vez en cuando (algunos más que otros :-)), y hasta a nosotros mismos nos puede sorprender un familiar o un amigo comentándonos que nos hemos "ido" durante unos segundos mientras estábamos a su lado mirando el estanque y los patitos. Más frecuentes aún son las horas que pasamos durmiendo profundamente cada día...casi todos.

"Desaparecer" de vez en cuando es algo absolutamente natural. Ser testigos inconmovibles e imparciales de todos los momentos de nuestras vidas, también.

Empezar:

Antes de acostarte, o justo al despertarte por la mañana, resérvate unos minutos.

Puedes sentarte cómodamente con la espalda recta, en soledad y silencio*, respirar profundamente un par de veces, cerrar los ojos y observar como pasan tus pensamientos. Tus percepciones y sensaciones corporales, emociones, recuerdos, el mundo, el paso del tiempo, la mística, el universo: todo son pensamientos surgiendo en tí.

Con amor, míralos ir y venir sin calificarlos o juzgarlos (no les añadas nada). No rechaces ninguno, ni siquiera los persistentes, tampoco los "negativos" o "desagradables". Al principio puede que te olvides de que estás observando. Puede que te duermas si andas cort@ de sueño ; )). Puede que, en un momento dado, te des cuenta de que estás vagando por el pasado, el futuro, las sensaciones del cuerpo, ó escuchando en tu cabeza razonamientos del tipo: ¿"y ahora qué hago?", etc., etc.

Tan sólo obsérvalo!

Una vez finalizados tus cinco minutos, es posible que escuches el viejo tema ¿"he obtenido resultados?". No le hagas el menor caso; el mejor resultado es sencillamente comprobar que te has regalado esos cinco minutos. 

Ten la seguridad de que tu experiencia siempre será reconfortante y hasta maravillosa, a condición de que la realices sin proponerte ningún objetivo. 

Porque ya eres todo lo que necesitas ser. Seas como seas.

En algún momento descubrirás que puedes observar tus pensamientos y tus circunstancias, y ni siquiera habrás necesitado sentarte con la espalda recta en soledad, ni hacer nada especial. Pero si haces ese algo especial: disfrútalo!

No existe tal cosa como un indivíduo observando ó meditando.

Tan sólo todo sucede, todo es magistralmente conducido sin que  lo conduzca nadie. Algunos viven "experiencias espectaculares" con sus prácticas, es cierto. Incluso te puede pasar a ti. Si se da; de justos es agradecerlo. Seguro que viene con un mensaje muy útil. Pero cuidado con los apegos. Un bello estado de conciencia, sigue siendo un pensamiento, y como tal se va a ir tarde o temprano.

Pero hay algo que siempre va a estar ahí: Tú!

La más grande de las meditaciones consiste en vivir.

*silencio ó ausencia de lucha en la mente, con ó sin ruido. 


© Rosa & Joan, 2017/11/14


H


Haz clic en el libro si deseas descargártelo en formato PDF.


Haz clic en el libro si deseas descargártelo en formato PDF.

df



"Y esto a mi me hace reir; oir que un pez en el agua tiene sed" 

"Autobiografía de un Yogui". Paramahansa Yogananda